COFRADÍA

HISTORIA

ACTUALIDAD

GALERÍA

WEB´S DE INTERÉS

Fundación

Paréntesis

Refundación

Segunda Época

 

HISTORIA DE LA COFRADÍA DE LA ENTRADA TRIUNFAL DE JESÚS EN

JERUSALÉN Y NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA

LA FUNDACIÓN Marzo de 1955

En Consuegra existía, desde 1926, un Colegio que, bajo el Patronazgo de la familia Díaz-Cordobés, era regentado por los Hermanos de las Escuelas Cristianas de La Salle. Estaba situado en pleno centro de la ciudad, dando su fachada a la Plaza de España, y en un amplio solar que era colindante con la casa-vivienda de la familia aludida.

Es en este Colegio, en el año 1955, cuando el Arzobispo de Toledo, el Cardenal Plá y Deniel, junto con el Párroco de Consuegra, D. Santiago Vázquez Perdices, donde nace nuestra Cofradía. Los Hermanos radicados en ese Colegio, Miguel de María y Teodomiro de Andrés, con el empuje y por iniciativa del Hermano Álvaro de Jesús, andaluz muy preocupado por la devoción a María, promueven la creación de la Cofradía, con el nombre de COFRADÍA DE LA ENTRADA TRIUNFAL DE JESÚS EN JERUSALÉN Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA.

No hay en la actualidad Libros de Actas de aquella época inicial, y todo lo que de entonces recordamos aquí, es a través de testimonios orales de personas que vivieron en primera persona aquellos días, y documentos sueltos que llegan hasta hoy y que forman parte de nuestro pequeño patrimonio histórico. La mayor parte de los datos contenidos en esta Historia, se toman del libro SEMANA SANTA EN CONSUEGRA (editado por la Diputación Provincial de Toledo, 1999), y por el Libro de Actas de nuestra Cofradía desde su refundación.

Así pues, en Marzo de 1955, y con la premura propia de unas fechas ya próximas a la Semana Santa de ese año, se aligeran los trámites y lo primero es pensar, y confeccionar los hábitos que la Cofradía sacará a la calle en sus actos procesionales.

Como no, es el Hermano Álvaro quien idea la vestimenta, y propone la que hasta hoy llega como estatutaria: hábito blanco con botones verdes, capa de raso verde, igual que el capirote, y guantes blancos. Como curiosidad, propone que los penitentes más jóvenes, lleven la cara descubierta bajo el capirote, pero esta idea no cuaja.

La idea estaba ahí, pero eran años de “pocas alegrías económicas”, y todo hubo que hacerlo con muchas ayudas externas y enorme voluntad de salir adelante. Así, se recaba ayuda de ciudadanos de Consuegra, que la prestan con total entrega. Son sobre todo, Taumaturgo Albacete, Agapito Romeral, Manuel Rodríguez, Julio Gálvez, el matrimonio de María Díaz Garau y Amalio Merino, y las señoras Crescencia García y Victoria Roncero. Estas últimas, se encargan de hacer los patrones de los hábitos que las madres de los alumnos del Colegio que formaron la primera nómina de cofrades (setenta), se encargaron de confeccionar en sus casas. Así, todos los cofrades que salieron en esta primera procesión de esta Cofradía, eran alumnos del Colegio.

Ya quedaban establecidos los miembros de la Cofradía, pero las Imágenes Sagradas que iban a ser los Titulares, aún no estaban concretados, y por supuesto adquiridos. Idea el Hermano Álvaro que fuera el paso de misterio que represente a “Jesús sobre una pollina, seguido de un pollino más joven, San Juan Evangelista, algún niño y una mujer judía extendiendo su manto”. El Paso de la Virgen de la Esperanza sería “la Imagen de la Virgen, bajo palio y manto de cola”.  

Las dificultades para llevar a cabo la adquisición de lo ideado para ese año 1955, fueron decisivas para volver a sacar a relucir el gran poder de improvisación, tan español, y tan acendrado en el Hermano Álvaro. Según sus propias palabras, busca en Consuegra solucionar este problema, y encuentra la solución en el Convento de las Monjas de la Consolación, solicitando “el préstamo” de una Imagen de la Virgen Dolorosa, ”muy bonita”. El Paso de Jesús, se concreta solamente en el del Señor en la pollina, que ya siempre se llamará “La Borriquita”. El Paso del Señor, no saldrá en procesión, hasta su adquisición en 1957.

Expuesta la idea en la Comunidad de Hermanos de La Salle, se acepta, y ese Viernes de Dolores, la Imagen de la Virgen, se viste con un traje de novia y un pequeño manto de satén, como la capa de los cofrades. El Besamanos de este día tiene un enorme éxito, y son muchos los consaburenses que pasan por el zaguán del Colegio a rendir homenaje a la Virgen.

Ese Domingo de Ramos, el día 3 de abril de 1955, es la primera vez que esta Cofradía sale en procesión por las calles de Consuegra. Son las seis y media de la tarde, y del edificio del Colegio de los Hermanos de La Salle, sale esta primera procesión con un adorno floreal regalo de la esposa del ministro Serrano Súñer. La Cruz de Guía, es elaborada por Taumaturgo Albacete. Presiden la procesión las autoridades locales de entonces, y el Hermano Miguel de María, acompañando al Párroco. Hay una “foto oficial” de los alumnos que forman las filas de la procesión, y gracias a ello, sabemos hoy quienes tuvieron “el privilegio” de ser los primeros que desfilaron en este pequeña historia.

Lo más difícil ya está hecho. El año siguiente, 1956, se adquiere una Imagen de la Virgen en Madrid, por el matrimonio Merino Díaz. Es la Imagen que llega hasta nuestros días. El manto lo dona también el referido matrimonio, y es confeccionado por las Madres Carmelitas del Convento de San José de Consuegra, entregándolo después de tres años de trabajo. La Imagen de la Virgen, permanece al culto todo el año en la capilla del Colegio, donde se celebrará su Fiesta el 18 de Diciembre. 

En 1957, estrena la Virgen una preciosa corona, costeada en parte por donaciones de piezas de oro de particulares. Se fabrica en Madrid, por el orfebre consaburense Ramón Sánchez. Es una pieza de metal sobredorado con piedras semipreciosas.

Con la idea de dignificar el paso de la Virgen por las calles, Marcelino Casanova dona una antigua calesa, que tras la adaptación hecha por el carpintero Taumaturgo Albacete, sirve como Paso o Carroza de la Virgen. Esta Carroza se guarda durante el año en las portadas de la familia Díaz-Cordobés, patronos del Colegio de La Salle.

Ya queda definitivamente formada esta Cofradía, integrada en el Colegio de La Salle, junto a la otra Cofradía lasaliana la Esclavitud del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz. Y sus salidas procesionales se fijan en el Domingo de Ramos y el Viernes Santo. Son años de auge en los cuales sus filas se incrementan con alumnos del Colegio, bajo la tutela de los Hermanos.

En 1970, con el cierre de la actividad docente en el Colegio de la Plaza de España, y la consiguiente marcha de los Hermanos de La Salle de Consuegra, se cierra una relación de esta congregación religiosa con Consuegra, que databa de 1926, y que origina también un momento de crisis en nuestra Cofradía: nos quedamos “huérfanos”. La Imagen de la Virgen pasa a la Iglesia del Convento de las Madres de la Inmaculada Concepción, en la calle Eulogio Merchán, y la del Señor, ya “residía” en la sacristía de la Parroquia de Santa María La Mayor.

 

EL PARÉNTESIS 1970

Así, desde el año 1970, la Cofradía desaparece de hecho y la procesión del Domingo de Ramos se suprime. Pero unos cuantos entusiastas no pierden una devoción muy profunda, y en ellos permanece el rescoldo que al cabo de los años brotaría con enorme fortaleza.

Mientras, la carroza de la Virgen vive un penoso peregrinaje y termina depositándose en la Finca “La Mata”, propiedad de la familia Díaz-Cordobés.

El tiempo transcurre hasta 1980, con un claro declive de las manifestaciones de la Semana Santa en Consuegra, y los escasos penitentes verdes que se ven en las procesiones de Pasión en Consuegra lo hacen “al amparo” de su Cofradía hermana, yendo al principio de las filas de la Esclavitud del Cristo en las tardes de Viernes Santo.

 

LA REFUNDACIÓN Febrero de 1987

En el año 1986, en una visita que hace a Consuegra el Hermano Álvaro de Jesús, siempre entusiasta, se reúne con antiguos alumnos lasalianos y nace la idea de levantar de nuevo esta Cofradía de unas cenizas nunca apagadas.

Y es en el seno de la Asociación de Padres del C. P. “Santísimo Cristo” (que ocupa el edificio del antiguo Colegio de La Salle), donde se empieza a pensar en levantar de nuevo esa Cofradía nacida en esas aulas tiempo atrás, era Presidente José Lara Gómez-Miguel y Secretario Santiago Merino, ambos antiguos alumnos lasalianos. La idea ya ha prendido y la decisión es firme: se va a intentar refundar la Cofradía. 

Para ello, se hacen las primeras gestiones con el Párroco D. Jesús Martín Tesorero. No se encuentran facilidades por parte del sacerdote. Pese a lo cual y por el decidido apoyo de muchos consaburenses que veían con gran cariño este resurgir de la Cofradía, al final el Párroco cede y en su despacho se forma la Junta gestora que queda formada por Honorato Jiménez Martín-Palomino, Santiago Merino Lumbreras, Cecilio Prado Pérez del Río y Julio García Ortiz. No hay cargos específicos para ninguno de ellos, pero sí muchas ganas de trabajar y sacar de nuevo adelante este proyecto.

Se acerca la Semana Santa de 1987 y hay mucho por hacer. Se acuerda y decide que la imagen de la Virgen de la Esperanza se instale en un altar lateral de la Ermita del Santísimo Cristo. La Imagen se viste con manto donado por el Hermano Álvaro, y pequeña diadema plateada donada por la familia Romero Tarjuelo, muy ligada a la idea lasaliana.

En un ventoso 10 de febrero de 1987 se traslada desde la Finca "La Mata" la antigua carroza y se deja en el paseo del río, para que Santiago y Julio, penosamente, debido al lamentable estado de conservación que presenta la lleven al taller de carpintería de Francisco Albacete para la reposición del piso y el arreglo total de su estructura. El arreglo cuesta entonces 22.702 pesetas, y contribuyen humildemente a dar una mano de pintura Julio García y Rafael Tarjuelo (años después Hermano Mayor de la Hermandad de la Soledad).

La Virgen se localiza en la capilla del convento de las Madres de la Inmaculada, y son las monjas quienes contribuyen a arreglar la Imagen para su salida procesional este año. Ya se ha pensado cómo debe presentarse la carroza de la Virgen, y se idea que lo haga con un rudimentario palio. Será la primera Imagen mariana que salga a las calles de Consuegra bajo palio.

Para el arreglo de la carroza, pasa sucesivamente por el corral de Gabino Gómez, el garaje de Juan Antonio Álvarez (donde se mide para elaborar el palio y las faldillas, éstas por Josefa Pulgar), Florencio Moreno, Alejandro, Matías Alcázar, Talleres Corbera (para instalar las ruedas), Talleres Anaya (que confeccionan el soporte del manto), Sebastián Villarejo, que arregla la estructura metálica y definitivamente por el taller de Los Habaneros. Este largo peregrinar termina con la carroza en casa de María Díaz, una de las fundadoras (¿dónde mejor?). De ahí, ya pasaría al local de carrozas, propiedad de la Junta del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, donde hoy todavía permanece.

En este año 1987, la Junta del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz tiene el gesto de contribuir con 50.000 pesetas para sufragar los gastos que originan los arreglos ya citados. Es necesario señalar que algunos de ellos, son donados por los artesanos que los llevaron a cabo.

Los preparativos continúan y se elaboran los faroles corporativos en Turleque, por el artesano Efrén Moraleda.

Entretanto, se produce una reunión convocada por la Junta gestora para animar a todos los que deseen formar parte de la Cofradía, hombres y mujeres. Como resultado de este llamamiento, son setenta y seis los inscritos como hermanos.

Ya el Domingo de Ramos, 12 de abril de ese año 1987, sale de nuevo a la calle la imagen de Jesús, arreglada por cofrades de esta Cofradía. Las faldillas de la carroza las dona Ramón Fernández.

Y es el día de Jueves Santo, esa tarde del 16 de abril, cuando un sueño se hace realidad, y la imagen de la Virgen sale a la calle, adornada su carroza con gladiolos y claveles blancos, con sus 76 cofrades, bajo un escueto palio amarillo en el que colaboró Ramón Fernández. Lo más importante estaba hecho: después de casi veinte años, la esperanza de Consuegra, de nuevo estaba en sus calles. Más de una lágrima brotó ese día, fruto del recuerdo y la sana añoranza.

 

VIDA DE COFRADÍA: SEGUNDA ÉPOCA Julio de 1987

En Asamblea Extraordinaria, el mes de Julio de 1987, se elige la primera Junta de Gobierno. La formaban:

•Hermano Mayor: Santiago Merino

Vicehermano Mayor: Honorato Jiménez

Secretario: Julio García Ortiz

Tesorero: Juan Pérez-Olivares

Vocales: Cecilio Prado y Juan Antonio Álvarez

Asimismo, este año, se aprueba el escudo corporativo de la Cofradía, que inspirado por el Hermano Álvaro, elabora y traduce a la realidad el arquitecto consaburense Florencio Moreno.

En el año 1988, se imponen varios cambios en la carroza de la Virgen. Se instala el armazón de la cerería, una peana de madera para la Imagen, y la estructura interior de la carroza. Y para sustituir al primitivo y voluntarioso palio, se encarga otro a la Casa Garín de Madrid, éste ya de terciopelo verde con aplicaciones doradas, y que lleva los escudos lasaliano y de la ciudad de Consuegra. Su precio es de 150.000 pesetas, sufragadas por varios cofrades. Los varales, son elaborados por el cofrade Matías Alcázar, que los dona a la Cofradía.

El tesón del cofrade Julio García, hace posible que se recupere, en el ámbito de la creada Junta de Cofradías de Consuegra, la Procesión de la Entrada de Jesús en Jerusalén, en la tarde del Domingo de Ramos de 1988. La Cofradía acompaña la Carroza de Jesús desde San Juan hasta la Iglesia de Santa María. Por primera vez la acompaña la Banda de la Archicofradía de Medinaceli. Desde ese año, con las únicas excepciones que originan las inclemencias del tiempo, la procesión se ha venido celebrando en nuestra ciudad.

Es en Diciembre de este año, cuando se reinstaura la Fiesta en honor a la Virgen de la Esperanza, en torno a su día, el 18 de diciembre.

La Junta de Cofradías de Semana Santa de Consuegra, tal y como se ha indicado, se perfila este año 1988, para crearse definitivamente en 1989, con sus propios Estatutos. Su primer Presidente elegido es Honorato Jiménez Martín-Palomino.

1989 es el año en el que se adquieren en la Casa Sobrinos de Pérez las primeras medallas de hermanos, que con su cordón verde, lucirán los cofrades en los actos procesionales y festivos que requieran lucirla. El anverso lleva la figura de la Virgen bajo el sombrero episcopal y la corona real. Al reverso la inscripción COFRADÍA DE LA ESPERANZA. CONSUEGRA.

Este año se nombran Hermanos Mayores Honorarios a María Díaz Garau y al hermano Álvaro de Jesús. El año siguiente lo es S. M. el Rey Juan Carlos I, que acepta el nombramiento en carta de su Casa de fecha 30 de abril. Como dato curioso decir que es el primer año que la Virgen luce un plástico en su manto al llover ese Jueves Santo.

En vísperas de Navidad, se comienza este año la costumbre de vender lotería para sacar unos ingresos siempre necesarios.

El ajuar de la Virgen, se va incrementando humildemente, con aportaciones de cofrades y devotos: una saya blanca bordada en oro de la familia Arriscado, una toca de tisú de Rosario Medina, una toca de sobremanto de Jacinta García y María Díaz, varios aderezos de devotos, una diadema plateada de Dolores González, una medalla de La Salle...

1990, es el primer año en el que la carroza de la Virgen se adorna con velas de cera de Cerería Bellido, de Andujar, que sirve a las Hermandades más señeras de España. Este año la Cofradía saca en procesión al Cristo crucificado existente en la sacristía de la Ermita del Cristo. Se le denominará “Cristo del Olvido”.

El año de 1991 resulta ser un año de gran actividad. Se crea la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía, siendo responsable de su puesta en marcha el cofrade Jesús García del Álamo, asesorado por el también cofrade de Medinaceli, Juan José Moreno. Todos sus componentes son hermanos de la Cofradía, y después de dos meses de ensayos en el Paseo, salen por vez primera en la tarde de Domingo de Ramos de este año, solo con el sonido de tambores. La carroza de la Virgen luce este año un motivo en su delantera, elaborado en Los Habaneros, con un costo de 50.000 pesetas. Las faldillas son también nuevas confeccionadas en Consuegra por Zorba, y donadas por María Díaz Garau. También este año, una devota de la Virgen, Mª del Prado, confecciona el Guión que abrirá las procesiones en un futuro. Es de terciopelo verde con el escudo de la Cofradía en el reverso y el nombre de la Cofradía en el anverso con el año de fundación. Quien tiene el honor de llevarlo por primera vez en ese año es el cofrade Pedro Ángel Fernández-Layos. Al mismo tiempo, se regala a la Cofradía otro Guión pequeño bordado por el ceutí José Durán y costeado por la familia Montoya Domínguez.

Es a partir de este año que las procesiones de nuestra Cofradía las va a abrir una Cruz de Guía, sencilla, en madera lisa, con un sudario elaborado por Rosario Medina. Esta Cruz perteneció a la V. O. T. de Servitas y acompañaba a las difuntas de esa Orden en su entierro. Con el tiempo, esta Cruz ha ido rematándose con unas cantoneras de orfebrería plateada de Orovio de la Torre, de Torralba de Calatrava. El acompañamiento musical del Domingo de Ramos, lo sigue haciendo la Banda de Medinaceli, ésta vez con ocho cofrades nuestros con tambor, entre las filas moradas. Este año, la cuota de hermano es ya de 1.500 pesetas anuales. Y en la Fiesta de la Virgen del mismo, se bendicen los cordones verdes y blancos que lucirán los cofrades.

El año 1992, la Imagen de la Virgen se restaura en los Talleres Salmerón, de Socuéllamos. La “nueva” Imagen llega a Consuegra en el mes de Noviembre y no termina de ser del gusto de los cofrades. El costo de esta operación es de 80.000 pesetas. En este año, se decide por la Junta de Gobierno que en el techo de palio se instale la antigua bandera del Niño Jesús, de la antigua Congregación del mismo nombre que tenía su sede en el Colegio de los Hermanos de La Salle. De este cuidadoso trabajo se encarga Inmaculada Mercader que ofrece esta labor de forma desinteresada. El resultado de este añadido al palio resulta de gran belleza y es una muestra más de la vinculación de esta Cofradía con sus raíces lasalianas.

Producto de una necesidad de la Parroquia, este año se entregan 15.000 pesetas para comprar tiendas de campaña con destino a campamentos juveniles organizados por ella.

En 1993, se adquiere a Enrique Suria un manto antiguo en regular estado de conservación, pero de indudable valor artístico e histórico. Es de terciopelo claro bordado en hilo de plata. Se le pondrá este manto, con saya de igual confección, para permanecer en el Altar.

En este año, el 13 de febrero, después de una decisión unánime de la Junta de Gobierno, nombrando Hermano Mayor Honorario a la Excma. Diputación Provincial de Toledo, se entrega dicho nombramiento en solemne acto en la Ermita del Cristo de la Vera-Cruz. Asiste el presidente de la Diputación, Sr. Ruiz Ayúcar, a quien entrega el nombramiento el Hermano Mayor Santiago Merino, el Alcalde de Consuegra Sr. Quijorna y el Párroco D. Jesús. En el mismo acto, presenta el libro SEMANA SANTA EN CONSUEGRA el cofrade Julio García Ortiz, y canta la Coral madridejense.

Ya que nos referimos a Enrique Suriá, mencionar aquí que la Virgen en estos primeros años de la refundación fue arreglada para el altar y las procesiones por varias señoras devotas que pusieron gran voluntad para que la Imagen luciera lo mejor posible. Recordar así, a Luci, Floren, Justa, Rosa y algunas más que se ocuparon de tan importante tarea durante esos años. Enrique Suriá llega a Consuegra, desde 1994, año tras año, traído por María Díaz, y consigue darle a Imagen esa forma que se buscaba y que hizo que despertara tantos elogios en las sucesivas Semanas Santas, en las que, con tan pocos medios, consiguió resultados magníficos. Cuando él deja de acudir a Consuegra para esta tarea, por enfermedad que se lo impide, es un año Antonio Andrade, sevillano quien lo hace. Posteriormente, es Francisco José Perales y en la actualidad Jesús García, un alcazareño, dedicado profesionalmente al bordado en su taller de Alcázar de San Juan, y experto vestidor.

La Junta de Gobierno, decide en 1996 completar la uniformidad del hábito de salida de los cofrades, con la inclusión del escudo corporativo en la zona izquierda del pecho bordado en un círculo verde. Este año se nombra Hermano Mayor Honorario al consaburense de origen salmantino, Florencio Briz Briz, por su dedicación y cariño a esta Cofradía, junto a su esposa Jacinta García. En otro tiempo, fue Hermano Mayor de la Cofradía de la Esperanza, de Peñaranda de Bracamonte. El nombramiento se le entrega en su casa de Consuegra, por su delicado estado de salud. Recordaremos siempre su acompañar en las procesiones de la Virgen, tras la carroza.

Este año se decide por la Junta que la Imagen de la Virgen acompañe en la procesión del Domingo de Ramos por la tarde a la de su Hijo. Sale en andas existentes en la Iglesia de San Juan, que se pintan para la ocasión, y la Imagen de la Virgen luce un manto granate elaborado por Justa Jiménez, y la diadema plateada donada por Dolores González. Justa también elaborará el mantolín que lucirá en adelante la Imagen de Jesús en la borriquita.

Otro hito en la historia de esta Cofradía es el nombramiento el día 9 de abril de ese año 1996 de la Imagen del Cristo de Urda como Hermano Mayor Honorífico de la nuestra, en el año en el que se celebra el Jubileo en Urda, por los quinientos años de su llegada a Urda. La Cofradía con su Banda, ya de cornetas y tambores, al frente peregrina a pie desde Consuegra hasta la Ermita urdeña el día 26 de mayo, siendo recibida por la Junta de la Archicofradía y después de celebrar la Misa y entregado el nombramiento, se celebra una comida de hermandad muy animada.

En 1998, se decide encargar a la Orfebrería Orovio de la Torre, de Torralba de Calatrava (Ciudad Real), la elaboración de una Carroza, en varias fases. Ha de ser de orfebrería en baño de plata, con diez varales del mismo material. La entrega de la Carroza es uno de esos momentos que pasan a la historia anecdótica por los avatares ocurridos en esa noche lluviosa de Miércoles Santo. Dos jóvenes cofrades, Pedro Quijorna y Julio César Valle, que acompañan al miembro de la Junta de Gobierno Paco Lara, y “aguantan” hasta las 3 de la madrugada de ese día a que terminen la Carroza, para acompañarla en un viaje infernal hasta Consuegra, donde el Hermano mayor espera recibirla.

El Jueves Santo, 8 de abril, sale a la calle esta nueva carroza, aun no concluida, con seis varales, y una estructura estropeada que trajo en jaque a la Junta durante toda la procesión. Este día, la Virgen estrena saya de seda donada por devotas, y confeccionada por Enrique Suriá.

También se estrena un estandarte de terciopelo verde, regalo de dos jóvenes cofrades, bordado por Inmaculada Mercader, que en su anverso lleva el rostro de la Virgen en un óvalo de lienzo pintado por el pintor consaburense Miguel Ángel Moraleda, que lo dona también a la Cofradía.

En 1999, se acuerda instalar un Belén en la Residencia de Ancianos, cuya preparación corre a cargo de Enrique Suriá, y es muy visitado por toda la población.

 En el año 2000, se acuerda que por nuestra vinculación a los Hermanos de La Salle se coloque en el pasillo central de la delantera de la carroza de la Virgen la reliquia de San Juan Bautista de la Salle, restaurada y que tan bien quedó en ese lugar durante las procesiones.

A petición de un joven grupo de cofrades, con Julio César y Pedro Quijorna al frente, se propone y aprueba que se prepare la carroza donde procesiona el Cristo de la Caridad, para ser portada a hombros por cofrades. Será en el año siguiente cuando se plasme esta idea en realidad, tras ensayos por la noche y un esfuerzo digno de resaltar.

Es en este año cuando a propuesta de la Junta de Gobierno colabora en la Misa de la festividad de la Virgen el Grupo de Coros y Danzas Rosa del Azafrán, que canta su Misa manchega con éxito absoluto, bailando luego en el atrio de la Ermita en esa fría mañana. Ya volverá todos los años, siendo una de los principales alicientes de este día.

2001, es el año en el que el patrimonio se incrementa con una peana de orfebrería de Orovio de la Torre, que regala la Diputación de Toledo, y lleva por ello el escudo de la Corporación citada. También se instala ese año unos jazmineros para la delantera de la carroza, y los nuevos faroles de cofrades.

Viendo la necesidad que, con la nueva carroza ya totalmente terminada, existe de confeccionar un nuevo palio, más acorde con el conjunto, se acuerda el 20 de abril de 2002, encargar uno nuevo al taller de Fuenlabrada de Francisco José Perales. Este año, debido a las obras de la Ermita del Cristo, la Virgen se deja depositada en dependencias anejas. Y se da una circunstancia “histórica”: al no estar concluidas las obras de la Ermita y celebrarse la festividad de la Virgen en Diciembre, se solicita el placer de la Junta de Gobierno del Cristo, y se obtiene, para que, ausente aun el retablo y la Imagen del Cristo Patrón de Consuegra, se coloque la Imagen de la Virgen en el hueco de su Hijo, por lo que la Ermita adquirió una imagen única e irrepetible. Julio García, en su crónica en el ABC de Toledo, tituló: “LA VIRGEN DE LA ESPERANZA LE QUITA SU SITIO AL CRISTO DE LA VERA CRUZ”. Para esta ocasión, el vestidor de la Virgen, con su corona y manto de salida, fue Francisco José Perales.

En 2005, nuestra Cofradía es invitada a participar en la Exaltación del Bombo y Tambor, de Calatayud, y acude a esa ciudad aragonesa, con un total de 26 agrupaciones musicales. Es la única de nuestra Comunidad en hacerlo.

En 2007, el 24 de febrero se celebra en Toledo, organizada por nuestra Cofradía, la I EXALTACIÓN DE MÚSICA COFRADE, a la que nos acompaña la Banda de la Hermandad del Cristo de la Paz, de Calatayud, y la del Cristo de la Elevación, de Campo de Criptana. Colabora la Diputación y el Ayuntamiento de Toledo, y el acto, en la plaza de la catedral, es un rotundo éxito, con un espectacular desfile hasta Zocodover. Al día siguiente, la Banda aragonesa se desplaza a Consuegra, donde se rinde homenaje a nuestros mayores en la Residencia y se tiene una jornada de hermandad entre las dos Cofradías. También el Viernes de Dolores, nuestra Cofradía, ofrece a la V. O. T. de Servitas, con motivo de su Aniversario fundacional, un Concierto en el nuevo teatro Don Quijote de Consuegra. Participan nuestra Banda de Cornetas y Tambores, junto a la de la Cofradía de San Juan de Madridejos y a las cantantes locales Mª Jesús Ferrer y Pilar Gallego, que cantan saetas ante un teatro lleno de público. La recaudación, se destinó a las obras de la Parroquia (900 €).

 

 

Contacto  www.esperanzadeconsuegra.es © 2009-2016